Sacrificios humanos para ver el futuro, el origen de Halloween

 

Los druidas, sacerdotes celtas en la celebración de Samagín rendían culto al dios de la muerte a través de la barbarie y la crueldad. Eran tan brutales que las legiones romanas al llegar a la antigua Britannia, prohibieron muchos de sus ritos.

 

Desde entonces, algunos retazos de aquel culto se ha ido transformado hasta la celebración con disfraces, calabazas, caramelos y niños sonrientes que conocemos hoy.

 

En aquella época los druidas realizaban sacrificios humanos con el objetivo de adivinar el futuro, consultando con las palpitantes entrañas, tal y como el historiador Cornelio Tácito citó alguna vez. 

 

Druidas y Celtas

 

A día de hoy, no se sabe muy bien cuando Samagín empezó a celebrarse. Sólo que los protagonistas eran las víctimas sacrificadas y los hechiceros britanos que se encargaban de conservar las tradiciones, médicos con pociones que realizaban recogiendo plantas del bosque y ritos, hasta a veces cirujanos. 

 

Los celtas basaban su existencia y rendían culto a la naturaleza, las estaciones; invierno y verano. El primero relacionado a la muerte, la segunda con la vida. Y de ahí la fiesta de los vivos  en verano y la de los muertos el 31 de octubre que duraba tres días.

 

Los druidas consideraban al pueblo britano descendientes del dios de la muerte y en la noche del 31 de octubre, Samagín convocaba a los muertos para que pasasen "al otro lado". Es decir del mundo de los fallecidos al de los vivos. Su vuelta dependía de si se habían portado bien o mal durante los últimos meses, lo que no habían cumplido en la tierra se reencarnaban en animales tras el ocaso y los que por el contrario los que habían obrado acorde a los dioses podían visitar a sus familiares más queridos con su forma humana y pasar unas horas en sus antiguos hogares antes de regresar al limbo.

 

El ritual

 

Durante la celebración se apagaban todos los fuegos que hubiese encendidos por dos motivos; el primero era evitar que los espíritus errantes (los malos) entrasen en las viviendas al considerarlas frías. El segundo, simbolizar la llegada de la estación "muerta" y oscura del año. Y los pueblos solo se iluminaban por las gigantescas hogueras prendidas en las colinas por los druidas, como símbolo de renacimiento de la naturaleza.

En estos fuegos renovadores quemaban ramas de roble, árbol sagrado para los celtas, y ofrendas de frutos, animales e incluso seres humanos. Al día siguiente en las cenizas y restos de huesos calcinados los druidas leían el futuro de la comunidad en el nuevo año que comenzaba. 

Los fuegos lograban espantar a los espíritus malignos y la gente se ponía grotescas máscaras y danzaba alrededor, todo muy "Halloween".

 

Cómo llegamos a Halloween

 

La iglesia Católica trató de dar la vuelta al festival tras ser prohibido por los romanos, para acabar definitivamente con las creencias celtas. Así fue como en el año 610, el Papa Bonifacio IV instauró la fiesta de los Mártires Cristianos el 13 de mayo, esta medida no tuvo mucho éxito por lo que en el siglo VIII dC el Papa Gregorio III, implantó la fiesta de los Mártires Cristianos el día 1 de noviembre, haciéndola coincidir con la fecha de la celebración de Samagín, y más adelante, el Papa Gregorio IV amplió esta celebración a todos los Santos del panteón cristiano. En esos años fue cuando se cambió el nombre del festival a All Hallow's Eve, que derivó a lo que hoy conocemos como Halloween. 

 

 

"Halloween, su proyección en la sociedad estadounidense", tesis de la Doctora Margarita Barrera Cañellas

Please reload

Entradas destacadas

Únete a nuestros grupos: Se buscan compañeros de viaje

April 7, 2018

1/5
Please reload

Entradas recientes

April 15, 2018